5/12/09

PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN EN MÉXICO



Por: Andrea Preciado Mendoza


Como precursor de la investigación periodística a profundidad en México, me permito estas líneas para nombrar al “Maestro” Julio Scherer García y sus aportaciones en los medios impresos: periódico Excélsior y la revista Proceso. Sin embargo, para conocer el surgimiento del periodismo de investigación en nuestro país, es necesario contextualizarnos con los acontecimientos de esa época.


A Porfirio Díaz se le atribuye el apoyo para la apertura del periódico El Imparcial, fundado en 1896 por Rafael Reyes Espíndola.


El Imparcial contó con las primeras rotativas del país, así como los primeros linotipos, excelente infraestructura que le sirvió para publicar las revistas El Mundo y El Mundo Ilustrado.


No obstante el diario se vio en la necesidad de cerrar el primero de octubre de 1916, de esta manera el constitucionalista Félix F. Palavicini funda El Universal,1 único precursor del periódico Excélsior fundado el 18 de marzo de 1917 por Rafael Alducín.


Fue hasta el 11 de marzo de 1924 que se designó como director y subdirector generales de Excélsior a Gilberto Figueroa y Rodrigo de Llano; con ellos al mando la mayoría de los colaboradores de las páginas editoriales, adictos a la política estadounidense, combatían con tenacidad cualquier asomo de izquierdismo. Al mismo tiempo, en los siguientes años, México se encontraba en un evidente deterioro económico, político y social.


En 1962 muere Gilberto Figueroa y Jesús García llegó a la gerencia. Pocas semanas después en 1963 Rodrigo de Llano murió.


La asamblea de socios eligió por aclamación un nuevo director: Manuel Becerra Acosta, de ochenta y tres años de edad. Becerra Acosta, con una amplísima experiencia periodística y asesorado por Julio Scherer nombrado a la sazón su auxiliar, dio un giro significativo a Excélsior. Pero, en agosto de ese mismo año muere Manuel Becerra Acosta.


En contra de las nuevas reglas en 1965 socios conservadores y deshonestos fueron expulsados de la cooperativa editora de Excélsior. El entonces Banco Nacional Hipotecario Urbano y de Obras Públicas —hoy Banco de Obras y Servicios Públicos— les otorgó abundante patrocinio para agredir a quienes en el diario se desempeñaban adecuadamente.


En una asamblea animada y excitada se eligió a Julio Scherer el 31 de agosto de 19682 que aceptó el cargo con el firme propósito de dejar a un lado el conservadurismo y el “deseo de ejercer los derechos a la información y la crítica que conceden a todos los mexicanos las leyes del país; del deseo de usar las garantías jurídicas y constitucionales y vigentes en esa materia más allá del círculo declarativo en que solían estar confinadas”3


En 1968 el movimiento popular estudiantil exhibió el avanzado estado de descomposición que presentaba el sistema político mexicano. El dos de octubre de 1968, centenares de estudiantes perdieron la vida en la Plaza de la Tres Culturas, en Tlatelolco. Esa tarde el Consejo Nacional de Huelga (CNH) celebraba un mitin en la Plaza de las Tres Culturas. En Días de Guardar 1968, en las páginas de Excélsior era posible advertir la independencia informativa que su nuevo director procuraba…


Esto afectaba los intereses del sector político, por esta razón, 1969 fue el año en que una bomba estalló en el edificio principal de Excélsior al mismo tiempo el monopolio de la televisión comercial inició una larga campaña contra el periódico.


En 1969, Jorge Saldaña, el conductor de la serie de televisión Anatomías, dedicó una edición de su programa al tema Excélsior. Para desacreditar el trabajo de Scherer, Saldaña invitó a algunos de los trabajadores que fueron expulsados del diario en 1965, quienes describieron su antigua casa editorial como “un antro”.


Luis Echeverría Álvarez, titular de la Secretaría de Gobernación durante el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, en la campaña de difamación contra Excélsior desvió dinero del erario público para financiar las actividades de los trabajadores expulsados de Excélsior en 1965. Ese penúltimo año del gobierno del presidente Díaz Ordaz, la campaña contra Julio Scherer y Excélsior se extendió a otros medios.


El primero de diciembre de 1970, Luis Echeverría Álvarez asumió la presidencia de los Estados Unidos Mexicanos, como candidato a la presidencia de la república por el Partido Revolucionario Institucional (PRI); en las páginas de Excélsior era posible advertir la independencia informativa que su nuevo director procuraba, no sin resentir frecuentes presiones.4



El 10 de junio 1976 se inició la invasión al fraccionamiento Paseos de Taxqueña, por Humberto Serrano,“líder agrarista” y diputado federal del PRI, que “movilizó” a un grupo de campesinos para invadir los 951,913.39 metros cuadrados propiedad de la cooperativa de trabajadores del periódico Excélsior adquirida en 1959 5


El presidente Echeverría impulsó una campaña de calumnias y difamaciones contra Excélsior. “Bajo la pluma apócrifa de un tal José Luis Franco Guerrero, circuló un cuadernillo quincenal titulado Las malévolas noticias de Excélsior. Además, sin pie de imprenta circuló El Excélsior de Scherer, firmado por Efrén Aguirre. La campaña difamatoria también se extendió a algunos intelectuales independientes que resultaban incómodos al gobierno de Luis Echeverría, como Daniel Cosío Villegas, editorialista de Excélsior”. 6 Esta serie de ataques culminaron el 8 de julio de 1976 con la salida del director del Excélsior,


Así comenzaron a surgir diarios y revistas que renovaron el periodismo mexicano y exhibieron en su inanición intelectual y moral a los medios y órganos puramente comerciales u oficiosos. Proceso fundada por Julio Scherer García (6 de noviembre de 1976) tuvo el mérito histórico de ser el precursor, pues, fue la primera revista descentralizada que se mantuvo mucho tiempo sin la inversión de la propaganda gubernamental. Como escribe Vicente Leñero en su libro Los periodistas: “en Proceso habíamos descubierto no sólo un nuevo camino sino una nueva forma de hacer periodismo de verdad autónomo, libre…”7


El Periodismo de Investigación en México no tiene una fecha de nacimiento exacta, sin embargo puedo concluir que uno de los detonantes para el surgimiento fue el movimiento estudiantil de 1968, y el año en que comienza a consolidarse: 1976, pues para el sexenio de José López Portillo, Proceso se había establecido como la gran revista de oposición, escribe Carlos Monsiváis “donde los reportajes de investigación neutralizan el clamor adulatorio o, por lo menos, diseminan las dudas y estimulan la indignación”. 8


Fue hasta septiembre de 2006 que renace el inteligente proyecto de investigación periodística en avanzado formato multimedia y digital.





Fuentes

1 Historia del Periodismo en México (1539-1917), disponible en linea http://historiaperiodismo.tripod.com/id3.html, última revisión 14-05-09

2 Molina Claudia., ¿Cómo fue robado el periódico Excélsior a sus trabajadores? CRÓNICA DIGITAL México, 02 julio 2008 a las 10:29:33 Disponible en línea http://www.cronicadigital.cl/modules.php?name=News&file=article&sid=1245 , última revisión 14-05-09

3 Revista Proceso, De Excélsior a Proceso lucha por la voz pública México, 11-06- 1976

4 Islas Octavio y Arribas Amaia. 1976-2006: Del Periodismo de Investigación al Ciberperiodismo Crítico en México. Del semanario Proceso a Reporte Indigo RAZÓN Y PALABRA Número 58 (Agosto – Septiembre 2007)., disponible en línea http://www.cem.itesm.mx/dacs/publicaciones/logos/actual/islasarribas.html

última revisión 14-05-09

5 ibid 2007

6 ibid 2007

7 Scherer García Julio, La historia de Proceso, revista Proceso en línea http://www.proceso.com.mx/historia.phpÚltima revisión 14-05-09

8 ibid (última revisión 14-05-09)

9 Granados Chapa Miguel Ángel, Excelsior: El Golpe Final

10 El año de 1973 circuló el Excélsior de Scherer, libro de 158 páginas. El escritor es virtual,Efrén Aguirre, nombre y apellido sin firma. ...
www.inep.org/content/view/2047/55/ - 73k, última revisión 14-05-09

11 ibid (Revista Proceso, De Excélsior a Proceso lucha por la voz pública México, 11-06- 1976)

12 ibid (2007)












0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario será moderado la primera vez que lo hagas al igual que si incluyes enlaces. A partir de ahi no ser necesario si usas los mismos datos y mantienes la cordura. No se publicarán insultos, difamaciones o faltas de respeto hacia los lectores y comentaristas de este blog.