14/12/09

BASURERO DE MATATLÁN







Un hombre fuerte, amable, alegre y orgulloso de su trabajo, es el Sr. Andrés Gaona Ortega quien desde temprana edad inicio sus labores de recolección de basura en las parcelas de su natal León Guanajuato, un niño que aprendió a ser valiente desde los diez años, pues la vida de pepenador no ha sido, ni será fácil.
Con el paso del tiempo por azares del destino conoció a su “chaparrita linda” una joven, que lo animaría a residir en Guadalajara, no lejos de lo que el ya estaba acostumbrado, pues se establecerían a escasos 100 metros de lo que es actualmente el centro de transferencia de Matatlán.
Andrés Gaona Ortega, es mejor conocido como el “piojo”, a sus 50 años tiene tres hijos, la mayor una mujer, seguida dos hombres, estos dos últimos, de igual forma se dedican a la separación de residuos.
“Él piojo” quien es representante de la asociación civil de pepenadores, tiene que dirigir exactamente 400 personas, que cada mañana se preparan para emprender un día más de trabajo, donde el salario depende de las horas empleadas en la planta de transferencia.
Andrés Gaona menciona: “soy representante de asociación civil de pepenadores por que la gente me quiere un resto, aquí todos vemos por todos, de las personas que vivimos dentro del basurero, que somos como 40 familias, entre todas nos cuidamos y nos ubicamos”.

Para el “piojo” el día comienza cuando por la mañana se despierta, afeita su cara, se viste portando esa gorra, tan peculiar, de color rojo que nunca puede faltar. Una vez listo para iniciar labores, sale de su casa y se dirige hacia su área de trabajo, no es necesario esperar alguna ruta de camión, basta con tomar las llaves de la caseta, salir de casa exactamente a la hora de su trabajo y caminar escasos 50 metros, abrir la puerta de dicha caseta tomar una tabla en donde registra y recibe a las familias que llegan desde las 8:00 am. dispuestas a remover los residuos y emprender un día más trabajo.
Parcelas, basureros, rellenos sanitarios y plantas de transferencias.
Desde sus inicios en los años ochenta hasta la actualidad el relleno sanitario de Matatlán, ubicado en el municipio de Tonalá, funciona como centro de transferencia, donde se deposita una parte de los desechos recolectados del municipio, así como de Guadalajara.


El surgimiento de éste proyecto estuvo mal planeado, ya que no existía la norma 083, que establece las condiciones que deben reunir los sitios destinados a la disposición final de los residuos, no se visualizó que en un futuro la población tendería a incrementar considerablemente y con ello se perdería el equilibrio que debe existir entre los asentamientos humanos y las condiciones ambientales, de acuerdo al artículo 9 del Reglamento para la Protección del Medio Ambiente y la Ecología en el Municipio de Guadalajara, anuncia la planeación y ordenamiento ecológico. Incluso los estudios que se hicieron demuestran que el suelo es rocoso, no es una roca compacta, esto implica que los lixiviados puedan llegar a los mantos freáticos y acuíferos, acelerando la contaminación. Aunque se colocan capas de tierra constantemente, esto no es suficiente, no detiene la gran cantidad de gases tóxicos que son emanados, y que con cualquier corriente de aire, sobre todo en ésta zona que vienen vientos del noreste llegan los pestilentes ventarrones a los hogares cercanos. Estos lugares son un caldo de bacterias que irremediablemente pueden ser controlados. El ingeniero agrónomo Ignacio Contreras, profesor de Ecología y Educación ambiental de la Universidad de Guadalajara, declara que si se efectuaron los estudios de impacto ambiental pertinentes en los inicios de este vertedero, tuvieron un gran sesgo político, aclara que este lugar no cumple con las normas requeridas para tiradero “falta valor personal, gubernamental y político para aplicar la norma”.

Consuelo Correa, Bióloga de la Secretaria de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable ( SEMADES), hace hincapié en que todo está regulado y que existe constante vigilancia y capacitación entre las personas encargadas del traslado y confinamiento de los residuos, “se pretende poner una nave industrial y que quede como punto de transferencia”, aclara que el proyecto ya existe entre el ayuntamiento de Guadalajara y la empresa CAABSA EAGLE , quien tiene la concesión para la recolección de desechos. Sin embargo hay constantes evasivas de esta secretaría cuando se habla de la realización de proyectos. Andrés Gaona “el piojo” representante de la asociación civil de pepenadores explica que la construcción de una nave no es posible, pues no es costeable, pero el proyecto ecológico que los pepenadotes tienen contemplado, es un proyecto fino, implica colocar molinos, inyectores, bandas de separación de basura, así como la utilización del biogás, todo esto con la principal finalidad de generar una recuperación en el medio ambiente, además de generar empleos, pues si en la actualidad trabajan 400 pepenadores, con este plan aumentaría hasta 1000 pepenadores. Pero las diferentes instancias no coinciden con este tipo de proyectos, además divergen en lo que respecta a la finalidad y planes que tienen para Matatlán.

Un trabajador de la empresa CAABSA EAGLE, del cual omitiremos su nombre para que no se vea afectado su empleo, comenta que sólo les dan capacitación al principio de su trabajo, se les brinda su uniforme que consta de una playera blanca con el logotipo de la empresa y una gorra, pero después no reciben una formación constante, falta protección a su persona. Y si regresamos al caso de los pepenadores ésta situación se ve rebasada, pues cada quien se las ve como puede, la mayoría de éstas personas han desarrollado en su organismo anticuerpos que los hacen inmunes a enfermedades provenientes de la basura, sin embargo no cuentan con una preparación para algún accidente que puedan sufrir en la remoción de residuos, “el piojo” cuenta que cuando alguien se corta con algún vidrio o alambre, el se encarga de curarlo, “vienen conmigo les lavo, les hago la jarocha, les amarro un trapillo y vamonos a chin…” Y si nos adentramos un poco en la vida de estas personas encontraremos que el trabajo ha pasado de generación a generación, es un clan familiar, esto dificulta el ingreso de alguien ajeno a esta labor o a este grupo social. Esta comunidad tiene todo y a la vez nada, no cuentan con servicios públicos necesarios y su modo de vida suele parecer muy desagradable para la mayoría de la ciudadanía, suelen hacer la labor que en realidad a muy pocos les gustaría realizar. Sin embargo se las han arreglado para sobrevivir en esas condiciones y así son felices, cuenta el Piojo “tengo una casa allá por la colonia Jauja, pero prefiero quedarme aquí”, han encontrado en la basura un manera de vida difícilmente de cambiar, dentro del basurero tienen sus viviendas, comida y lo mas importante su trabajo. El salario varia dependiendo las horas destinadas, regularmente la mayoría de los pepenadores trabaja siete horas, en las cuales llegan a ganar aproximadamente 70 pesos, auque últimamente se han visto afectados con el programa de separación de residuos, pues cuando los camiones llegan al relleno la mayoría de la basura reciclable ya ha sido acaparada. Anteriormente por cada camión que llegaba había una 50% de ganancia, hoy e sólo hay un ingreso del 15%.





Tras varias veces de pedir una entrevista en la empresa CAABSA EAGLE encargada del manejo de la basura desde hace 15 años en el tiradero de Matatlán, fue negada cualquier información. El director general, Antonio Villada Navarro no tuvo la oportunidad de atender a nuestra petición. Considerando que desde años anteriores ésta empresa ha sido acusada de incumplimiento en algunos de sus proyectos, como el plan de abandono y cierre de este vertedero, que se había aprobado para 2004, y según se concretaría en marzo de 2007, hoy junio de 2009 el vertedero sigue funcionando como punto de transferencia, incluso menciona Andrés Gaona que el ayuntamiento nuevamente le renovó el contrato a la empresa CAABSA EAGLE por 15 años más. Existen varias irregularidades en las inversiones que estaban destinadas a infraestructura, que hasta el momento no se han concretado. En seguida hay que señalar la cuantiosa cantidad que recibe la concesionaria, pues según el Programa Operativo Anual, de la Dirección General de Coordinación y Planeación Municipal de Guadalajara, en el año 2008 tuvo un presupuesto de 222 000 000 por la recolección domiciliaria de residuos en todo el municipio, así como el transporte y confinamiento de éstos a distintos vertederos incluido el de Matatlán.

Esta cantidad es excesiva si se sabe que la basura en uno de los mejores negocios del mundo, pues generalmente el 50% de los desechos son reciclables. Existe una gran contradicción entre los datos que maneja la Secretaria de Medio Ambiente y Ecología, en el área de supervisiones y concesiones, el director de manejo de residuos Martín de Jesús Hernández asegura que al día el relleno recibe 1800 toneladas, por cada tonelada se le paga alrededor de $400 a la concesionaria y si tenemos en cuenta que en cada camión caben aproximadamente 7 toneladas, estaríamos hablando de 250 camiones por día, así como $ 700 000 diarios. Sin embargo fuentes que laboran en el vertedero mencionan información diferente, por día entran 8000 toneladas, esto dispararía las cifras tanto económicas como de la entrada de camiones, además hay otra cifra que menciona 980 toneladas al día. Por lo tanto, estas cifras ubican al vertedero como tipo A según la norma 083, pues recibe más de 100 toneladas al día y es difícil creer que tenga planes de cerrar, ya que para su clausura se necesitaría que sólo llegaran 10 toneladas en el día.

Finalmente la empresa CAABSA EAGLE, así como los ayuntamientos de Guadalajara y de Tonalá no desean ponerse en contra de los pepenadores, pues saben que la unión de éstos ante cualquier problema, superaría las intenciones de cualquier institución gubernamental, debido a las incompetencias de estas, tal vez por eso sus proyectos se han visto postergados.


Por: Marisol Orozco, Alejandra Origel.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario será moderado la primera vez que lo hagas al igual que si incluyes enlaces. A partir de ahi no ser necesario si usas los mismos datos y mantienes la cordura. No se publicarán insultos, difamaciones o faltas de respeto hacia los lectores y comentaristas de este blog.