5/12/09

LA VIDA EN UN NOPAL


Por: Andrea Preciado Mendoza

Un sueño muy extraño fue el que le dio sentido a mi vida, en él, tuve un encuentro con el creador, era un lugar hermoso con ángeles custodiando el gran reino, ahí la maldad no existía, era simplemente hermoso; no podía temerle a nada ni a nadie. Sin embargo mi indignación y coraje eran más fuertes, fue entonces cuando comenzaron los recclamos.

Dios mió –dije molesta- ¿Cómo es posible que habiendo un reino tan perfecto exista un mundo tan lleno de maldad, de injusticias? ¿Por qué permites que vivamos en ese lugar donde nuestra alma se corrompe de malicia, de envidia; donde nos dañamos unos a otros?… quise proseguir, y Él calló mis palabras y me dijo: - Precisamente hija, porque este es un lugar perfecto necesito almas perfectas y eso no se logrará tan fácilmente, los humanos son muy débiles, se dejan influenciar fácilmente por cosas sin sentido, que sólo dan comodidad en ese mundo que he creado, pero no les servirá para entrar acá; por eso yo les doy la oportunidad de arrepentirse de los malos actos cometidos y, si no lo hacen, vuelvo a ser generoso y les presto otra vida para que vayan purificando su alma. Sin embargo por tu condición humana no veo felicidad en tu rostro y para ser franco eso me entristece, pero seré compasivo contigo; volverás a la tierra pero ahora serás un nopal, puede sonarte tonto pero como sabrás es un cactus, cuyos tallos almacenan agua y están formados por segmentos aplanados en forma de palas, llamadas también pencas. Son verdes, en sus bordes nacen flores amarillas, su fruto: el higo chumbo o tuna es comestible, pues, su pulpa es carnosa y dulce. Se usa también como planta ornamental y sobre todo tienen espinas que al pasar del tiempo se hacen más fuertes para ser utilizadas como defensa; en ocasiones lo utilizan al ofender a alguien por lo “baboso”, pero eso, no tiene importancia; ahora tu irás a la tierra convertida en uno de ellos y comprenderás todo lo que no entiendes, esa es tu misión.-

Y así yo volví a la tierra: ¡era yo! convertida en nopal.

Era algo agradable, me sentía hermosa, ahora era verde, y conforme pasaba el tiempo esas espinas maduraban y disfrutaba lastimando a los demás y aunque las grandes tunas rojas pesan sobre mí, resaltaban aún más mi belleza.

Pero los humanos que pasaban cerca las iban cortando y las comían; aunque pesaban me molestaba y me defendía provocándoles dolor junto con un leve sangrado después de que eran pinchados por mis espinas, reía mucho al ver el daño causado. Posteriormente especialistas en salud llegaban y me cortaban mis grandes pencas y de igual modo me defendía; enseguida los escuchaba decir: “las propiedades curativas que hay en el nopal son bastantes”, entonces sería necesario cortarme para ser consumida, situación que yo no deseaba. Por más que trataba defenderme fue imposible lograr mi objetivo.

Me cortaron. Me quitaron las espinas, mi única defensa.

Y después de la tristeza, de nuevo de nuevo la infelicidad volvía a mí, cuando, al poco tiempo escuche a un hombre maduro decir: “Estoy curado, el comer nopal me ha devuelto la salud”. Fue entonces cuando acepte mi débil condición; fui comida por completo, así mi alma volvió al paraíso y le dije a Dios: estoy aquí satisfecha, he aprendido mi lección.

Muy bien hija – contesto Dios satisfecho- ahora relaciona lo vivido con tu vida y dime que piensas.

Mi vida es como la de un nopal –contesté- cada espina es lo malo que hay en mí; el egoísmo, la envidia, el rencor, lo superficial que no me deja nada bueno y tampoco aporta beneficios a los demás, pues al querer ser mejor, al no dejar que me humillen, las utilizo para dañar, sin darme cuenta que al alejarlas de mi vida la humanidad se ayuda y con mi pequeña aportación doy un rayo de luz y esperanza a los que no la tienen, y a la vez purifico mi alma para llegar un día a la perfección buscada.

Esa noche lloré pero desperté feliz.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario será moderado la primera vez que lo hagas al igual que si incluyes enlaces. A partir de ahi no ser necesario si usas los mismos datos y mantienes la cordura. No se publicarán insultos, difamaciones o faltas de respeto hacia los lectores y comentaristas de este blog.